¿Qué es el ritmo en la fotografía? (¡Y cómo usarlo realmente!)

El ritmo es algo que se encuentra en todas las artes creativas. Damos golpecitos con los dedos de los pies y chasqueamos los dedos al ritmo de la música. Encontramos ritmo en la poesía y las historias. Incluso hay un ritmo para contar un chiste.

Y también tenemos ritmo en la fotografía. Hay un ritmo visual que da vida a las fotografías. La fotografía rítmica trata sobre la narración visual y la creación de composiciones. Es el corazón palpitante de las imágenes.

ritmo en la fotografía: mujeres trabajando en un cofre en lo profundo de un campo recogiendo hojas

© Nilotpal Kalita

¿Qué es el ritmo en la fotografía?

Al igual que el ritmo en la música, el ritmo en la fotografía aporta estructura y estabilidad a las imágenes. El ritmo puede mantener la mirada de los espectadores en un ritmo constante. O puede acelerar el ritmo a medida que sus ojos se mueven sobre la imagen.

La fotografía rítmica tiene elementos que se repiten o hacen eco a lo largo de la imagen. Podría ser una serie de formas que se repiten para formar un patrón. O podría tener varios sujetos que aparecen en diferentes puntos del cuadro.

Llevar el ritmo a la fotografía puede ayudarlo a tomar decisiones conscientes cuando se trata de su composición . Puedes pensar en cómo quieres que fluyan tus fotografías. Y puede agregar elementos que puntúan sus imágenes, como un baterista agregando una floritura de choques de platillos.

El ritmo en la fotografía no se limita a un nicho en particular. Encontrarás ritmo en la calle , la arquitectura y el fotoperiodismo . El retrato y el paisaje también son ejemplos de fotografía rítmica.

Lo guiaré a través de algunos de los ritmos y ritmos de la fotografía rítmica para que pueda agregar ritmo a su fotografía.

ritmo en fotografía: vacas pastando en un campo en un día soleado

© León Efraín

ritmo habitual

Con el ritmo en fotografía, la estructura de ritmo más fácil de identificar es el ritmo regular. Una fotografía con este tipo de ritmo contará con muchos elementos idénticos que se repiten. Se repiten a intervalos regulares, brindándole un ritmo constante y estándar.

Los elementos pueden ser formas geométricas o círculos concéntricos. O pueden ser humanos o animales situados en filas o filas.

Los elementos reglados aportan estructura a la composición. Las líneas y formas creadas por los elementos rítmicos guían la vista en una dirección determinada. Y pueden centrar su atención en un área específica de la imagen.

En la imagen arquitectónica de abajo, el ritmo es creado por las formas repetidas. Son idénticos en forma y están igualmente distanciados. Esto crea un ritmo visual constante.

El hecho de que la forma se repita tantas veces envía la vista en diferentes direcciones y le da a la foto un ritmo rápido.

ritmo en la fotografía: una serie de balcones de apartamentos crean un patrón repetitivo

© Roma Kaiuk

Ritmo aleatorio

Un ritmo aleatorio en la fotografía es menos estructurado. Todavía tenemos elementos que se repiten. Pero aparecen a intervalos irregulares. No se encuentran en línea recta ni se ajustan a una estructura rígida.

Una imagen con elementos situados al azar aún puede tener un ritmo constante. Su posición puede no ser uniforme. Pero pueden crear un ritmo que lleve al espectador a través de la imagen.

La imagen de las vacas de arriba es un ejemplo de ritmo aleatorio. Las vacas se paran irregularmente en el campo. No hay forma en su posición. Pero hay una repetición de forma que atrae la mirada hacia el horizonte.

En la foto de abajo, tenemos varios globos aerostáticos. Al igual que las vacas, se distribuyen aleatoriamente por la imagen. Tenemos formas similares que hacen eco en la parte delantera y trasera de la imagen. Cada globo es un latido de un ritmo aleatorio.

ritmo en fotografía: globos aerostáticos volando sobre un campo de trigo frente a un gran cielo azul

© C. Valdez

Ritmo alterno

El ritmo alternado en fotografía es donde la imagen tiene dos ritmos diferentes. Pueden trabajar juntos, proporcionando estructuras que se reflejan entre sí. O pueden trabajar uno contra el otro.

La alternancia de ritmos puede traer armonía o discordia a sus imágenes. Los elementos repetitivos de un ritmo pueden dirigir nuestros ojos en una dirección. Entonces el segundo puede cruzarse o redirigir. Sus latidos pueden coincidir. O pueden contrarrestar y chocar.

La imagen de abajo es un ejemplo perfecto de choque de ritmos alternativos. Tenemos una serie de círculos que atraen la mirada hacia adentro, hacia el centro. Pero las sombras crean un patrón de líneas diagonales rectas que atraviesan cada círculo. Estas líneas obligan a nuestros ojos en una dirección diferente.

ritmo en la fotografía: una toma tomada a través de agujeros circulares repetidos mientras las sombras de las barras crean un ritmo alternativo

© Chi Hung Wong

ritmo progresivo

Un ritmo progresivo en fotografía está por encima de tener patrones que progresen en la foto. Son latidos repetidos que forman una progresión en la foto.

Estos pueden ser ritmos regulares pero con un cambio de perspectiva . El cambio de ángulo puede ayudar a dirigir la mirada del espectador hacia el sujeto. O la estructura progresiva puede ser el sujeto.

Un ritmo progresivo en fotografía tiene una dirección clara. El ritmo visual crea líneas diagonales que atraviesan la imagen, atrayendo la atención.

Esto lo podemos ver en la siguiente escena. Tenemos una hilera de cosechadoras trabajando. Todos están doblados en dos, trabajando en fila. El ritmo que esto crea atrae nuestra atención por la línea. Cuando miramos a la persona más cercana, nuestra reacción natural es continuar la progresión.

ritmo en la fotografía: una fila de mujeres inclinadas trabajando en un campo

© Deepak Kumar

Ritmo ondulante

La ondulación es otro ritmo visual que encontramos en la fotografía. Este ritmo en la fotografía se trata de formas suaves que ruedan a través de las imágenes.

El ritmo visual ondulante es común en la composición del paisaje . A menudo vemos colinas ondulantes que se ondulan desde el primer plano hasta el fondo. Es un ritmo visual suave que crea imágenes con un sentimiento suave y armonioso.

En el paisaje de abajo, vemos el ritmo ondulante de las colinas nevadas. Cada montículo blanco nos lleva a otro. No hay descansos bruscos. Llegamos suavemente a cada compás del ritmo.

ritmo en la fotografía: un paisaje nevado de colinas onduladas crea un ritmo ondulante

© Ricardo Gómez Ángel

ritmo roto

Cuando se trata de ritmo en la fotografía, romper un ritmo constante puede tener un gran impacto. La repetición de un patrón puede adormecernos. Pero cuando se rompe ese ritmo, nos da un susto visual.

Para la composición fotográfica, romper un ritmo constante puede agregar énfasis. Y puede crear puntos de interés en sus imágenes. Romper un ritmo puede incluso resaltar el ritmo en la fotografía.

El siguiente ejemplo muestra dos tractores rompiendo el ritmo de las hileras de trigo. Tenemos dos patrones a cada lado, cada uno roto por los tractores. Y, como rellenos de batería, añaden nuevas formas al ritmo visual.

ritmo en la fotografía: la maquinaria agrícola corta una hilera de cultivos para crear un efecto de ritmo roto

© Taylor Siebert

Conclusión

No hay reglas estrictas dentro de la fotografía de ritmo. Es un aspecto de la fotografía que puede fortalecer tu composición. Se trata de buscar patrones que conduzcan o encontrar formas que resuenen.

Entrena tu ojo para buscar la repetición y la progresión. Encuentre ritmos visuales que palpitan y pulsan a través de su marco . Puedes explorar el ritmo en la fotografía de calle o de paisaje . Incluso puedes introducir ritmo en los retratos.

Esperamos que este artículo te haya inspirado para encontrar ritmos visuales en tu fotografía.

Toma la entrada de Paisajes Simplemente Impresionantes para aprender a incluir el ritmo en tu fotografía de naturaleza.

📸 MÁS ARTÍCULOS FOTOGRÁFICOS

Deja un comentario